Relieve y geografía de Arequipa

Emplazada sobre un territorio costeño y andino, Arequipa es unos de los escenarios geográficos más complejos y accidentados del Perú. Este departamento constituye a la vez un reto y un triunfo de la organización del espacio sobre el medio físico, tal como se refleja no sólo en su geografía sino en la actitud y capacidad de su gente.

 

Con un superficie de 63 345 kilómetros, que equivalen al 4.9% del territorio del Perú, y con una población del total nacional, Arequipa se presenta como uno de los departamentos de mayor dinámica tanto física como humana. Colinda por el noroeste con Ica; por el norte con Ayacucho, Apurímac y Cusco; por el noreste con Puno y por este y sudeste con Moquegua.

 

El Océano Pacífico baña sus costas a lo largo de más de 300 Km.

Relieve y geografía.

 

Arequipa, ubicada en la costa y sierra sur del territorio peruano, se presenta como un espacio de fuertes contrastes físicos, donde colindan escenarios extremos: Costa estrecha y rocosa y formaciones de desierto, pampas de mediana altura, mesetas disectadas por profundos cañones, así como elevaciones imponentes salpicadas de cumbres volcánicas. Si nos es permitido afirmar que Arequipa constituye uno de los ejemplos más claros de la dinámica y vitalidad del territorio peruano.

 

El relieve del departamento comienza a gestarse hace aproximadamente 120 millones de años, durante andino. Este levantamiento continúa en la segunda fase del plegamiento andino, durante el Oligoceno. Testimonio de ello son las grandes formaciones de material volcánico que abarcan casi el 50% de la superficie del departamento y que van desde la divisoria continental hasta encima de los 2000 de altitud. En el Mioceno ocurre la tercera fase del plegamiento andino, formándose la puna, desde hace aproximadamente 35 millones de años. Hace quince millones de años. Hace quince millones de años verificó la última fase del plegamiento andino.

 

Las rocas más antiguas del territorio arequipeño se localizan en la costa, en los restos de la denominada Antigua Cordillera de la Costa. Los materiales procedentes de ésta cuentan con una antigüedad mayor de 500 millones de años y corresponden al Precámbrico.

 

A la altura de Arequipa ocurre un fenómeno singular: la cordillera andina cambia de una orientación sureste – noreste a una dirección predominante oeste – este, lo que determina dos importantes características de la región: la primera, la nueva dirección de la cordillera contribuye a la dirección norte – sur de los ríos que entregan sus aguas al Pacífico. Estos valles, al estar orientados en la dirección de la procedencia del viento, son más sensibles a los aires fríos y húmedos del anticiclón del Pacífico sur, con lo que las condiciones de humedad, por un lado, y de carencia de precipitación, por otro, se acentúan en todo el frente costero del departamento. Esto genera condiciones de desierto, salvo en aquellos lugares donde, por las características del suelo y la pendiente, la humedad queda atrapada en los meses más intensos del invierno. Ello ocurre en las denominadas lomas, que en el caso de Arequipa tienen como máxima expresión a las de Atiquipa, localizadas en el extremo norte y que son las mejores cuidadas del país.

 

La segunda característica es que en el sur peruano, y en Arequipa particularmente, a la altura del paralelo 16°, la cadena andina se vuelve más ancha, hasta se la de mayor anchura del país. Si atravesar los Andes en el norte y centro puede tomar escasas horas, en el sur peruano esta tarea es ardua e insume mucho mayor tiempo. De hecho, ir de Arequipa a Puno por ferrocarril puede resultar muy pesado (y, como uno puede ver en Puno, los Andes todavía continúan hacia territorio boliviano).

 

Este contrastado y dinámico espacio debe sus características a un pasado geológico particularmente activo que ha conformado en el tiempo los siguientes conjuntos: la cordillera de la costa, las pampas desérticas, la cadena volcánica, la meseta altoandina y las cumbres de la cordillera occidental.

 

La costa arequipeña constituye uno de los pocos espacios actuales donde aún se manifiestan vestigios de la antigua cordillera de la costa, cuya prolongación todavía se observa en la península de Bayóvar, en el departamento de Piura. Con una altura promedio de 500 m, esta cordillera forma en sectores del litoral un paisaje rocoso y escarpado que es visible desde la carretera Panamericana misma. Sin embargo, existen algunas playas abiertas y de gran belleza, cuya formación ha sido favorecida por la erosión marina, o también por estar asociadas a la desembocadura de ríos importantes. Estas playas se ubican al sur y son Mejía, Mollendo y Camaná.

 

El clima de esta franja de territorio es la que se asocia al litoral centro sur peruano: húmedo, nuboso y carente de precipitaciones, lo que determina sus características de aridez.

 

Al este de la cordillera aparecen las pampas desérticas, que pueden llegar hasta una altitud de 2 500 m. En ellas se manifiesta el desierto arenoso, en sus partes bajas, con la presencia de dunas en forma de media luna o barkanes. Las pampas más amplias y conocidas son las de Majes, Sihuas y La Joya, donde se pueden apreciar abundantes dunas, ya sea en forma aislada o en familias de barkanes.

 

El clima de este conjunto es también desértico; no obstante, la diferencia respecto al conjunto anterior estriba en que, al ubicarse en un piso superior, usualmente por encima del techo de nubes, las condiciones de temperatura y luminosidad son mayores, identificándose más con la imagen usual de desierto.

 

Es la cadena volcánica, sin embargo, la que le otorga al departamento gran parte de su personalidad. De su activo pasado y presente geológico son testimonio las abundantes erupciones volcánicas que, desde el inicio del terciario y a lo largo del tiempo, otorgaron a grandes extensiones del sector interandino un abundante material que recubre estructuras geológicas ya existentes. De hecho, parte de este material se apila en las canteras que son explotadas para extraer el insumo con el que se ha construido históricamente en el departamento: el sillar.

 

Lo que más destaca, y también representa el legado físico del departamento arequipeño, son sus majestuosas sierras alineadas en la denominada cordillera volcánica, que se extiende también por los departamentos de Moquegua y Tacna y que ha conformado elevaciones los volcanes Coropuna, de 6 425 m (la tercera cima más alta del Perú), y Ampato, de 6 310 m (la décima montaña más alta del país). Su altitud e imponencia han marcado la historia del departamento, como lo demuestran los hallazgos hechos en 1995 al pie de su cima: los restos de una niña momificada durante el periodo inca, entregada probablemente como ofrenda a los dioses tutelares de la montaña.

 

Además del Coropuna y el Ampato, hermosas cumbres volcánicas alineadas de norte a sur, marcan el paisaje andino arequipeño el Solimana, con más de 6 100m.; el Anadahua o valle de los volcanes, un espectacular conjunto de 85 cráteres pequeños sin cono, indicio de erupción de gases; el Mismi, origen, por un lado, del brazo más largo del Amazonas y, por otro, de las nacientes del Colca; y más al sur flanqueando la Ciudad Blanca, los custodios de la capital arequipeña: el Chachani, el Misti y el Pichu Pichu.

 

Con el incremento de altitud, las condiciones del clima van variando. Entre los 2500 y 3000 metros, las condiciones son de templado – fresco y existen mayores niveles de precipitación, como sucede en el caso de la ciudad de Arequipa. En mayores altitudes, la temperatura disminuye notablemente y las variaciones térmicas entre el día y la noche son muy altas.

 

Al extremo oriental del departamento se localizan las cumbres de la cordillera occidental, sobre la divisoria continental de los Andes, lugar donde las aguas se dirigen ya sea al Pacífico o al Atlántico, en uno de los sectores más alejados de la costa, lo que hace posible la existencia de ríos de largo recorrido. Los límites del departamento respetan esta divisoria, salvo en la cordillera del Chila, en la provincia de Caylloma, la que abarca la altas cuencas donde se forman las nacientes del río Apurímac, al norte del nevado Mismi (5 597 m).

 

En estas altitudes se dan los extremos climáticos de Arequipa; de hecho, en la meseta de Pampacolca, al noreste del departamento, se registró en Julio de 1961 el récord de temperatura en el Perú: 25 °C bajo cero. En este conjunto las nieves son perennes.

Aprovecha al máximo tu tiempo, explorando más lugares increíbles. Aquí te presento algunas opciones de tours en Perú, un país megadiverso.

Tour Lima + Huacachina + Cusco + Machu Picchu

10 Días / 9 Noches

 

Desde:

$ 969.00

Valle sagrado machu picchu

Valle Sagrado + Machu Picchu

5 Días / 4 Noches

 

Desde:

$ 499.00

Cusco + Valle Sagrado + Machu Picchu

7 Días / 6 Noches

 

Desde:

$ 659.00